Catálogo CEIBA de la Biblioteca Central de FAUBA


Vista normal Vista MARC Vista ISBD

Producción de huevo en polvo para exportación

Por: Funes, Luis Sebastián.
Colaborador(es): Petri, Gerardo [tut.].
Publicación: 2018Descripción: 60 p. tbls., grafs., fot., mapas.Tipo de material: Tesis de posgrado de lectura en biblioteca. Recurso electrónico.Tema(s): PRODUCTOS DERIVADOS DEL HUEVO | HUEVOS | DESHIDRATACION | PROYECTOS | DESARROLLO DE UN PRODUCTO | EXPORTACIONEST20190201 Recursos en línea: Haga clic para acceso en línea Nota de tesis: Trabajo Final. Universidad de Buenos Aires. Facultad de Agronomía. Escuela para Graduados. Especialista de la Universidad de Buenos Aires en Formulación y Evaluación de Proyectos Agropecuarios y Agroindustriales. Especialización en Formulación y Evaluación de Proyectos Agropecuarios y Agroindustriales. 2018. Resumen: La Argentina, junto con Brasil y Estados Unidos, es uno de los principales productores mundiales de maíz y soja, insumos básicos para la alimentación avícola. Nuestro país destina a la producción de pollos y huevos de gallina más de 4 millones de toneladas de maíz y 1,5 millones de toneladas de soja (CAPIA, 2014). El abastecimiento local de estos granos es de óptima calidad y precio, siendo parte de una de las ventajas competitivas y estratégicas para el éxito del negocio. La industria avícola, en términos de barreras paraarancelarias, posee ventajas en el comercio exterior ya que tiene status sanitario libre de influenza aviar y de Newcastle, principales enfermedades que afectan a otros países competidores. La producción de huevos se encuentra altamente atomizada, observando que el 98% son micro y pequeños productores (MAGyP, 2014). El 90% están concentrados en la zona centro de nuestro país, en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba (CAPIA, 2014). En el país, de acuerdo a estimaciones de la Cámara Argentina de Productores Avícolas (CAPIA), la producción de huevos supera los 11 mil millones de huevos en el año 2016, teniendo en cuenta una población de 40 millones de ponedoras, se produjeron 280 huevos per cápita. El consumo nacional, por su parte, es de 265 huevos per cápita y de 300 huevos per capita a nivel mundial (FAO 2017). En el año 2015 se registraron 42,5 millones de aves con la finalidad de producir huevos frescos (CAPIA, 2017). Desde las cámaras y organizaciones que nuclean a los productores proyectan para el 2020 un incremento importante en la participación de mercado de la industria de ovoproductos (CAPIA, 2015). El huevo es un alimento muy nutritivo, siendo además una fuente de proteínas de bajo costo. Por sí solo tiene bajo valor agregado, por lo que la industrialización presenta ventajas en cuanto a diversificación y comercialización, resolviendo problemas relacionados con la fragilidad, escasa vida útil, transporte y los riesgos potenciales por la carga de microorganismos patógenos que podrían afectar la salud garantizando un producto libre de Salmonella, bacteria que produce la fiebre tifoidea y gastroenteritis (salmonelosis). El mercado interno del huevo con cáscara ha llegado a su límite máximo de consumo, pero el país aún cuenta con suficientes recursos naturales para seguir creciendo en producción, una solución a esta dificultad es expandirse a otros mercados la mejor manera de exportar este tipo de producto más bien frágil, como lo es el huevo, es industrializando su contenido, de esta manera permitiría nuevamente continuar con el crecimiento de la producción en nuestro país. Los inversores y beneficiarios directos son los socios productores de huevos que quieren integrarse y agregar valor a sus producciones. El objetivo es la evaluación de la factibilidad económica de instalar una planta de procesado de huevo fresco, con el fin de obtener ovoproductos de calidad con destino a los países limítrofes, países de la Unión Europea (UE) y Japón. Las ventas del huevo deshidratado se realizarán a importadores y distribuidores que a su vez proveen a empresas que utilizan grandes cantidades de huevo, como pasteleros, cadenas de restaurantes y actores comprendidos dentro de la industria alimenticia. Este producto posee potencial de crecimiento a nivel internacional, el país posee condiciones favorables para la producción primaria y ventajas competitivas que hacen viable el proyecto. Asimismo, otra ventaja del huevo industrializado respecto al huevo fresco sin industrializar, es que mediante el deshidratado se reduce el peso (a partir de 25 kg de huevo con cáscara se obtienen 4,5 kg de huevo en polvo) (INOVO, 2017) y no se requiere de refrigeración. Todo esto posibilita una mejora significativa en los costos de almacenamiento, de transporte y la vida útil del producto. La planta se localizará en el Parque Industrial de Paraná, en la Provincia de Entre Ríos, cercana a las zonas más desarrolladas en la producción de huevos frescos, principal insumo de la planta proyectada. El negocio será proveer un producto de calidad superior, apoyados con recursos humanos calificados, gestión adecuada y ubicación estratégica de la empresa. Los ovoproductos tienen dos mercados bien diferenciados, el huevo líquido destinado al mercado local y el huevo en polvo que se reserva al mercado externo. La planta que se esta proyectando en el presente proyecto, procesará únicamente huevo en polvo. El primer año trabajará al 60% de su capacidad instalada, cuya producción anual será de 215 toneladas de huevos deshidratados, teniendo en cuenta 240 días útiles al año y turnos de ocho horas de trabajo. El segundo año, procesará el 68% de la capacidad instalada, tendrá una producción anual de 250 toneladas de huevos deshidratados. Al tercer año, al 80% de la capacidad instalada, tendrá una producción anual de 286 toneladas de huevos deshidratados. La inversión de la planta alcanza un monto total de US$ 799.216.El proyecto es rentables si es financiado con el 80% mediante crédito bancario, arrojando una TIR del 19% y el VAN asciende a la suma de USD 35.831.
Etiquetas de esta biblioteca: No hay etiquetas de esta biblioteca para este título. Ingresar para agregar etiquetas.
    valoración media: 0.0 (0 votos)

Trabajo Final. Universidad de Buenos Aires. Facultad de Agronomía. Escuela para Graduados. Especialista de la Universidad de Buenos Aires en Formulación y Evaluación de Proyectos Agropecuarios y Agroindustriales. Especialización en Formulación y Evaluación de Proyectos Agropecuarios y Agroindustriales. 2018.

La Argentina, junto con Brasil y Estados Unidos, es uno de los principales productores mundiales de maíz y soja, insumos básicos para la alimentación avícola.
Nuestro país destina a la producción de pollos y huevos de gallina más de 4 millones de toneladas de maíz y 1,5 millones de toneladas de soja (CAPIA, 2014). El abastecimiento local de estos granos es de óptima calidad y precio, siendo parte de una de las ventajas competitivas y estratégicas para el éxito del negocio.
La industria avícola, en términos de barreras paraarancelarias, posee ventajas en el comercio exterior ya que tiene status sanitario libre de influenza aviar y de Newcastle, principales enfermedades que afectan a otros países competidores.
La producción de huevos se encuentra altamente atomizada, observando que el 98% son micro y pequeños productores (MAGyP, 2014). El 90% están concentrados en la zona centro de nuestro país, en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba (CAPIA, 2014).
En el país, de acuerdo a estimaciones de la Cámara Argentina de Productores Avícolas (CAPIA), la producción de huevos supera los 11 mil millones de huevos en el año 2016, teniendo en cuenta una población de 40 millones de ponedoras, se produjeron 280 huevos per cápita. El consumo nacional, por su parte, es de 265 huevos per cápita y de 300 huevos per capita a nivel mundial (FAO 2017). En el año 2015 se registraron 42,5 millones de aves con la finalidad de producir huevos frescos (CAPIA, 2017).
Desde las cámaras y organizaciones que nuclean a los productores proyectan para el 2020 un incremento importante en la participación de mercado de la industria de ovoproductos (CAPIA, 2015).
El huevo es un alimento muy nutritivo, siendo además una fuente de proteínas de bajo costo. Por sí solo tiene bajo valor agregado, por lo que la industrialización presenta ventajas en cuanto a diversificación y comercialización, resolviendo problemas relacionados con la fragilidad, escasa vida útil, transporte y los riesgos potenciales por la carga de microorganismos patógenos que podrían afectar la salud garantizando un producto libre de Salmonella, bacteria que produce la fiebre tifoidea y gastroenteritis (salmonelosis).
El mercado interno del huevo con cáscara ha llegado a su límite máximo de consumo, pero el país aún cuenta con suficientes recursos naturales para seguir creciendo en producción, una solución a esta dificultad es expandirse a otros mercados la mejor manera de exportar este tipo de producto más bien frágil, como lo es el huevo, es industrializando su contenido, de esta manera permitiría nuevamente continuar con el crecimiento de la producción en nuestro país.
Los inversores y beneficiarios directos son los socios productores de huevos que quieren integrarse y agregar valor a sus producciones.
El objetivo es la evaluación de la factibilidad económica de instalar una planta de procesado de huevo fresco, con el fin de obtener ovoproductos de calidad con destino a los países limítrofes, países de la Unión Europea (UE) y Japón. Las ventas del huevo deshidratado se realizarán a importadores y distribuidores que a su vez proveen a empresas que utilizan grandes cantidades de huevo, como pasteleros, cadenas de restaurantes y actores comprendidos dentro de la industria alimenticia. Este producto posee potencial de crecimiento a nivel internacional, el país posee condiciones favorables para la producción primaria y ventajas competitivas que hacen viable el proyecto. Asimismo, otra ventaja del huevo industrializado respecto al huevo fresco sin industrializar, es que mediante el deshidratado se reduce el peso (a partir de 25 kg de huevo con cáscara se obtienen 4,5 kg de huevo en polvo) (INOVO, 2017) y no se requiere de refrigeración. Todo esto posibilita una mejora significativa en los costos de almacenamiento, de transporte y la vida útil del producto.
La planta se localizará en el Parque Industrial de Paraná, en la Provincia de Entre Ríos, cercana a las zonas más desarrolladas en la producción de huevos frescos, principal insumo de la planta proyectada.
El negocio será proveer un producto de calidad superior, apoyados con recursos humanos calificados, gestión adecuada y ubicación estratégica de la empresa.
Los ovoproductos tienen dos mercados bien diferenciados, el huevo líquido destinado al mercado local y el huevo en polvo que se reserva al mercado externo. La planta que se esta proyectando en el presente proyecto, procesará únicamente huevo en polvo. El primer año trabajará al 60% de su capacidad instalada, cuya producción anual será de 215 toneladas de huevos deshidratados, teniendo en cuenta 240 días útiles al año y turnos de ocho horas de trabajo. El segundo año, procesará el 68% de la capacidad instalada, tendrá una producción anual de 250 toneladas de huevos deshidratados. Al tercer año, al 80% de la capacidad instalada, tendrá una producción anual de 286 toneladas de huevos deshidratados. La inversión de la planta alcanza un monto total de US$ 799.216.El proyecto es rentables si es financiado con el 80% mediante crédito bancario,
arrojando una TIR del 19% y el VAN asciende a la suma de USD 35.831.

No hay comentarios para este ítem.

Ingresar a su cuenta para colocar un comentario.

Haga clic en una imagen para verla en el visor de imágenes

Av. San Martín 4453 - 1417 – CABA – Argentina.
Sala de lectura de Planta Baja: bibliote@agro.uba.ar (54 11) 5287-0013
Referencia: referen@agro.uba.ar (54 11) 5287-0418
Hemeroteca: hemerote@agro.uba.ar (54 11) 5287-0218